Ir al contenido principal

El pueblo la llamaba Evita, la compañera Evita.

Patricia Núñez - Adjunta del departamento san jerónimo del partido justicialista

Si Dios lo llevase del mundo a Perón antes que a mí yo me iría con él,
porque no sería capaz de sobrevivir sin él, pero mi corazón se quedaría con mis descamisados, con mis mujeres, con mis obreros, con mis ancianos, con mis niños para ayudarlos a vivir con el cariño de mi amor: para ayudarlos a luchar con el fuego de mi fanatismo; y para ayudarlos a sufrir con un poco de mis propios dolores. Porque he sufrido mucho; pero mi dolor valía la felicidad de mi pueblo... y yo no quise negarme -yo no quiero negarme- yo acepto sufrir hasta el último día de mi vida si eso sirve para restañar alguna herida o enjugar alguna lágrima”  Mi voluntad suprema, 1952, Eva Perón

Fue un sábado el día 26 de julio de 1952 cuando murió Eva. Era la compañera de Perón, mujer de pueblo, joven y bella. Desde su primer aparición política ofreció algo nuevo y conmovedor, y también impetuoso y apasionado. Los enemigos del cambio se resistían a la seducción de su sola presencia; el pueblo encarnaba en ella sus mejores sueños.

Los indiferentes creían que pronto se cansaría, porque su ritmo de trabajo era intenso. Pero esta mujer cada día asumía más responsabilidades, atendía a mayores sectores de la población, proyectaba nuevas creaciones, y llego así, en forma perseverante, a convertirse en un ídolo de las masas obreras, de las mujeres y  los niños de todo el país.

Eva Perón viajaba por todo el territorio argentino, y derramaba simpatía y auxilio; organizó una Fundación sobre bases novedosas, atendió en la Secretaría de Trabajo y Previsión a los que más necesidades tenían; fundo hospitales, escuelas y hogares, proveedurías para la gente humilde y un gran partido femenino cuya pujanza se advirtió de inmediato en las elecciones generales.

El pueblo la llamaba Evita, la compañera Evita. Ella era combativa y de una fortaleza arrebatadora y el pueblo la hizo suya. Con Eva Duarte desaparece una mujer extraordinaria que mantuvo, durante siete años junto a Perón, el entusiasmo popular por los principios del Justicialismo, con su generosa y persistente labor, sin descanso.

El 26 de julio de 1952 desapareció un símbolo de la mujer argentina; perdió el pueblo a quien mejor lo comprendía y amaba, y el país sufrió ese sábado uno de sus más grandes dolores.

Recordemos hoy la figura de Eva Perón, Evita es de todos los argentinos y argentinas. Recordémosla con orgullo y emoción; su entrega fue total, hasta los últimos días de su corta pero luminosa vida. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apoyemos a la Dra. Valeria Profeta

NO OLVIDEMOS que la Dra. Valeria Profeta es VICTIMA de Violencia de Género Laboral  y tuvo la valentía de hacer la denuncia.  El poder judicial emitió una orden perimetral para que el Señor Diego Beroy no se acerque. ME SOLIDARIZO con la Dra. Valeria Profeta que a pesar de lo que sufrió y sufre... sigue, necesita trabajar y cobrar. Solicito que cese el hostigamiento en el ambiente laboral. NO AVALEMOS ESTE ABUSO DE PODER. Solicito que se aparte de su cargo al Sr. Diego Beroy. Que el Presidente Juan Gufi deje de mantenerse indiferente a este grave hecho, y que deje de taparlo como lo hace con otros horrores  de su gestión. Lic. Raúl Godetti (Periodista)

VIOLENCIA DE GÉNERO LABORAL EN LA COMUNA DE CENTENO

Nuestro Medio INFOREGIONAL tomó conocimiento de una denuncia Policial que se realizó en la Comisaría de la Mujer en el Área de Investigación y Violencia de Género de la ciudad de Coronda, provincia de Santa Fe. Ingresó el 28 de diciembre de 2022 contra el Sr. Diego Beroy , quien ocupa el cargo de Secretario de gobierno (personal de Gabinete Comunal) de la Comuna de Centeno. La denuncia detalla como el Sr. Diego Beroy hizo que sufriera violencia física en forma indirecta, ya que se dirigió hacia la Dra. Valeria Profeta a los efectos concretos de ocasionarle un daño físico. También ejerció violencia verbal, psicológica, y moral, en forma recurrente y sostenida en el tiempo sobre su persona, buscando desestabilizarla, aislarlarla, destruir su reputación, honestidad, y deteriorar su autoestima. Asimismo, Sr. Diego Beroy realizó abusos de poder y hostigamientos permanentes, mediante maltratos psicológicos, burlas, sarcasmos e ironías. En la Comuna de Centeno se realizaron Jorna